Filosofía Sueca / The Swedish Philosophy

Hola amigas/os!

Hoy quiero comenzaré con el primero, de varios post, sobre Suecia. Primero hablaros sobre su estilo de vida, varias costumbres o hábitos de los suecos.

No soy sueca pero tengo un amor muy grande por ese país, mejor dicho, tres amores muy grandes y otro en camino. Primero me enamoré de un sueco en Nueva York, luego me enamoré del país completo al mudarme  a vivir allí, ahora tengo un pequeñito de tres años, también mitad sueco y está por llegar otro sueco más a la familia, así que no hay escapatoria, mi amor por Suecia va creciendo más y más :D


Los suecos son personas nobles, trabajadoras, delicados y con mucha sensibilidad, se nota en todo lo que hacen y podemos verlo en su estilo, que tan de moda se a puesto. Es interesante ver cómo se adopta el estilo nórdico a los hogares, la vestimenta o a lo físico, pero más bonito es vivirlo o entenderlo, porque la filosofía de vida aporta más valores.

Hoy os dejo 7 costumbres suecas que valen incorporar a tu vida.


El amor y respeto por la naturaleza.
Valorar y conocer los bosques, las flores y los animales de nuestros países, valorar el espacio y entorno donde vivimos, reciclar y no contaminar nuestras áreas cercanas con cigarrillos, papeles, plástico, etc. Plantar más...



El uso del tiempo.
Los suecos viven AQUÍ y AHORA literalmente, para ellos el tiempo es importante y por eso también lo respetan. Reuniones, celebraciones, horarios laborales, encuentros entre amigos, todo tiene una hora pautada y a esa hora están todas las personas en el lugar. Es algo de admirar pero también algo que deberíamos adoptar a nuestra vida cotidiana.


La igualdad.
Igualdad social, de género o de raza, son comunes en países nórdicos. Nadie es más por tener un poder adquisitivo mayor a otro, nadie es menos, por tener un empleo sencillo o un sueldo menor.
Las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos y por lo tanto las mismas responsabilidades. Seas de donde seas, serás tratado con respeto, sin importar el color de tu piel o el país de donde provengas, al contrario, recibirás el calor humano de muchos por ser de un país diferente.


Fika.
Siempre he dicho qué es importante tomarse un espacio del día para estar en calma, pues Fika es el nombre que se le da en Suecia. Lo mejor es que viene acompañado de una bebida caliente, unas galletas o algún postre pequeño. Lo que en países hispanos llamamos merienda, sólo que aquí es casi obligatorio y hace que las relaciones laborales, personales y familiares, sean más cálidas y productivas.


Crianza respetuosa.
Los niños son criados con el mismo respeto con el que se trata a todos, nunca escucharás a una persona sueca faltándole el respeto a su hijo, ni para decirle palabras como "tonto", tampoco verás actos de violencia, pero si podrás ver más padres y madres abrazando y besando a sus hijos. Siguen el ritmo de cada niño con calma, empatía y respeto, porque cada ser humano es diferente y merece ser respetado.


El minimalismo.
Parte de lo adoptado de los nórdicos es su minimalismo, ahora una tendencia,  pero también una forma de vida. El uso de materiales naturales como madera, piedras, plantas, luz natural o de velas, hacen todos los espacios, lugares donde te sientes en paz. Colores neutros, espacios con menos muebles o decoración, armarios con la ropa necesaria, orden en tu hogar y área de trabajo; son pequeños detalles que pueden hacer diferencia en tu vida.


Lagom.
La cantidad correcta es la mejor, proverbio sueco. Esta podría ser la palabra que describa exactamente cómo es Suecia y su gente, son lo correcto, no porque todo lo quieran hacer bien o por un tema perfeccionismo, sino, porque viven en un punto medio donde son felices con lo que tienen, sin excesos pero sin limitaciones. Ni mucho ni poco, lo justo!


Hej då, med kärlek Anna.



0 comments