Crónica de un parto programado I

Ya son 4 meses desde aquel momento, hoy lo recuerdo con mayor ilusión y con unas lagrimitas contenidas en mis ojos...


 Todos los partos son diferentes y cada persona tiene su propia experiencia; me gustaría contarles como fue la mía.

 Comenzando que fue un parto programado porque tenía 2 semanas con contracciones leves pero un poco incómodas, mi primera doctora me dijo a los 6 meses, que eran las contracciones de Braxton Hicks (John Braxton Hicks, médico inglés quien las describió por primera vez en 1872), cuando vio que mi vientre se ponía duro al recostarme para la eco, cosa que no tenía idea y había sentido desde varios días antes, incluso llegué a pensar que era el baby que hacía presión.

 Resulta que para la semana 37 aunque las contracciones eran más constantes y un poco más fuertes, no significaban nada, en las ecos todo estaba en orden y acorde con la semana que tenía, no había dilatación y el doctor no tenía ninguna cara de preocupación, así que tocaba calmarse y seguir esperando.

 Semana 38. Me desperté con las ganas de pipi matutinas, esas de las que ya no aguantas! Fui al baño y además de pipi, se vino un flujo un poquito espeso, de color blanquecino-rosado; no hubo dolor ni molestia pero si me pareció extraño y llamé a la doctora, allí mismo me dijo que fuera a consulta para chequear que todo estaba en normalidad. Esa misma mañana llegué a consultarme, volvieron a chequear todo y seguía normal, aunque si me aclaró que podría ser que había expulsado el tapón mucoso, nada de que preocuparse pero si era un indicio de preparación al parto.

 Para esta semana tocó hablar con la doctora de nuevo, porque resulta que en mi edificio estaban haciendo remodelaciones y la semana justo que tenía fecha (posible) de parto, cambiaban el ascensor y yo vivo en una 5ta planta, plus 2 plantas más incluyendo principal y entresuelo, lo que al final me hacía subir y bajar 7 plantas con mi barrigón! La ansiedad y los nervios ya me atacaban y sólo me imaginaba con las contracciones de parto, sola en casa o bajando todas esas plantas pariendo!

 Todo concluyó en colocar una fecha para inducir el parto en caso que todavía no rompiera el cascaron el pollito. Sería para la semana siguiente, un lunes por la mañana. Así nos mentalizamos y dado que el baby estaba muy agustito allí dentro, así fue.





0 comments