Mi madre!

Mi madre; mi amiga incondicional! Ella fue la primera persona que supo que esperábamos un baby, primero porque de nuestra familia era la única que estaba cerca de nosotros y queríamos dar la noticia personalmente a nuestros familiares.

(Central Park, NYC 2013)

 Tengo una relación muy bonita con mi mamá, a veces creo que sobrepasamos la confianza y olvidamos que somos madre e hija, pero aún así nos respetamos y nos amamos infinito (cosa que nos decimos a diario). No hay nada más bonito que aunque no tengas cerca a un familiar o ser querido, le recuerdes que lo quieres; decirle a las personas que las amas es importante, a todos nos gusta sentirnos queridos, amados, apreciados y respetados, base de cualquier sana y buena relación.

En este post quiero contar con fue decirle a mamá que sería abuela! Divertida experiencia...

 Mimi (como acostumbro llamarla) llegaba de viaje ese sábado y pasaría con nosotros el fin de semana, quedamos a cenar en casa e intercambiar los regalitos de veranos que habíamos comprado. Antes que llegara, colocamos la cámara en posición de grabación para tenerla lista y grabar ese inolvidable momento, ordenamos los regalos en la mesa y colocamos mi prueba de embarazo (con el positivo) en una cajita de cartón con un lazo, llegó y hablamos rápido de como habían ido las vacaciones, le dijimos que pasara a la sala que le esperaban muchas cosas, queríamos decírselo ya! Comenzó abriendo las cajas y de último le dimos la especial, una caja más pequeñita.

 Mimi abrió la caja y con cara de sorpresa vio que había un aparatico blanco y rosado; aunque suene anticuado ella nunca había visto una prueba de embarazo casera, no por ser muy mayor, que no lo es, sino que lo común y más seguro que ella conociera, fueron siempre las pruebas de sangre. Bueno, al ver el aparatico la primera pregunta fue

- Oh! Un termómetro! - (ahahhah todavía recuerdo sus palabras exactas y rio)

- Eh... No mamá, no sabes qué es? - respondí con una risa nerviosa

- No. - Ella con una sonrisa, pero todavía sin caer en cuenta que era

- Una prueba de embarazo! - Respondí desesperada por decirlo sin tonterías

- Para mi?, para saber si estoy embarazada? - Se había vuelto una broma y ahora reíamos todos

- NO, YO ESTOY EMBARAZADA!!! - Ya no aguantaba y acabé gritando feliz

- AAAAAAAAAHHHHHHHH MI VIDA!!! - Ahora era ella quién gritaba y con lagrimas de felicidad en los ojos

 Pues el regalo no esperado y no identificado acabó siendo una anécdota que contar, para toda la vida, ver por primera vez una prueba de embarazo casera y saber que ahora sería "Grandma", "Mormor", "Iaia", "Abuelita".

 Esa es mi madre, una inocente (no tanto) y feliz mujer que va por allí desbordando amor. Por ella.

(Imágenes del video)

Love, Anna.

0 comments