Síntomas en el embarazo


 Pasó el primer (oficial) mes y ya estaba en el segundo, tenía que estar de reposo, comenzaba a trabajar desde casa y se me hacía cómodo. Para ese entonces trabajaba para el FCBarcelona, me desempeñaba en producción de videos y escribía para la página web en inglés; lo dejé y me enfoqué en cuidar de mi, mi bebé y recuperarme para estar completamente bien.


 Estando en casa los síntomas de embarazada habían comenzado a manifestarse y aunque en mi familia nadie había tenido ninguno, yo los tuve todos! Empezando por los OLORES! (Inserte canción Carmina Burana) Madre santa! Que molesto es tener ese sentido tan a agudo, podía oler perfume o basura a 1 kilómetro, sin contar que me causaban nauseas olores que antes amaba. 

 El café fue mi primer enemigo, cada mañana Elias (mi esposo) preparaba como de costumbre su café sueco, que aparte es un poco más fuerte y eso era para mí la perdición, corría al baño a intentar vomitar, sin éxito... Luego volvía con platitos, lo que consiguiera para tapar las tazas y así fue hasta el mes 8, gracias la gerencia.

 Segundo, pero no menos importante, un vegetal superpoderoso, antioxidante, antiinflamatorio, antibiótico natural, el que reduce la tensión, le da sabor a tus comidas, acompaña tus ensaladas y pare de hablar! Ese si continúa siendo mi enemigo number 1, el único causante de discusiones en estos 9 meses, el que me ha hecho llorar, pero esta vez de la rabia... La cebolla! (Aquí inserta la música de la peli que más te aterre). A esta si que no la quiero ver ni en pintura, en casa no se ha podido comer ni cocinar con ella en el embarazo, está prohibido y así será hasta nuevo aviso, esperemos sea pronto.

  Tercer fuerte fuerte olor, fue el de mi madre... Con ese si me sentía mal porque no quería evitar estar a su lado, su olor me recordaba a mi abuelita, era un olor característico de cuando yo estaba pequeña; su perfume o su piel, eso si me ponía nostálgica porque mi abuela había fallecido hace muchos años y recordarla por su olor en mi madre era un poco triste. Aunque duró sólo unas semanas.

 Luego pasé por los perfumes, el olor del aceite de almendra que usaba para evitar las estrías (ese me hacía sentir como una tocineta andante), el aroma de condimentos al cocinar, los detergentes y muchos otros más.

 En fin, este fue mi primer y no express síntoma, el que no pude controlar hasta final del embarazo, no podría dar ninguna recomendación porque creo que no la hay, a menos que sea andar con una pinza de tender ropa en la nariz todo el día, pero no han creado esos accesorios para las mamis.

Love Anna! 



0 comments