Alimentación en el 1er trimestre de embarazo

Mis tres primeros meses de embarazo fueron medio complicados, entre que me había lastimado andando en bici y tenía el desprendimiento, me quedaba en casa de reposo absoluto, nauseas y dolores de cabeza constantes, estaba preocupada pero más que todo ocupada en recuperarme. Creo que si tenemos algún problema, tenemos que enfocarnos en solucionarlo, buscar las opciones que nos ayudarán a salir de ello.

Ya sabía qué tenía que hacer para tener a mi baby perfectamente cuidado, el reposo me ayudaría; los dolores de cabeza eran parte de los subidones hormonales, así que fueron pasando con un poco de hielo y dormir lo más que podía, en cuanto a estar todo el día quieta, me desesperaba un poco, yo quería caminar o hacer algo!.


 Comprendí que era tiempo de "dieta", física y alimentaria; primero con descanso y luego comiendo lo que podía hacerme sentir mejor, soy de las personas que piensa que los alimentos curan todo o por lo menos casi todo... Las nauseas tampoco ayudaban mucho en cuanto a lo que me apetecía comer, pero busqué opciones, sabores que no molestaran a mi nariz y estómago, colores que me animaran a comer y lo más importante, alimentos que aportaran vitaminas a mi cuerpo y a mi bebé.

Comencé comprando algunos productos en la tienda ecológica, caminé y seleccioné lo que en ese momento me apetecía, cosas que podría desayunar y merendar con facilidad, las comprar para las comidas más pesadas las dejaba para otro momento.


También compré muchas frutas, en especial manzanas y bananas, realmente estas me ayudaron a mantener el azúcar en buen nivel. Muchas personas hablan de no comer bananas porque "engordan", me parece un error decir eso, creo que deberíamos revisar que más estamos comiendo con las bananas y allí encontrar lo que nos hace engordar. Las bananas aportan potasio, magnesio, calcio, selenio, hierro y zinc, beneficiosos para cualquier embarazada. En un siguiente post escribiré sobre mis SUPERALIMENTOS!



Para mis comidas pesadas en estos meses, seleccionaba alimentos simples, sin salsas y balanceados entre proteínas y carbohidratos. Como por ejemplo:

- Pollo o pavo al horno con patatas
- Carne en bistec con arroz o pasta (sin salsa, cocinado con aceite de oliva, sal y pimienta al gusto)
- Pasta integral con salsa napolitana y queso (sin lactosa)
- Arroz con cualquier vegetal que tubiese en la nevera (me encanta con zanahorias)
- Sopa de vegetales y alguna pieza de pollo o pavo (celerí, patatas, zanahorias, cabalacín, brocolí, lo que quieras)

 (Pechuga al horno pimienta, brocoli y calabacín)

 (Tequeños: deditos de queso envueltos en harina y cocinados al horno)

Luego publicaré más combinaciones fáciles de preparar y básicas, saludables y  para los momentos de muchas nauseas. Love Anna!

0 comments