1er mes de embarazo (Parte 1)

 Ya tenía mi consulta con la doctora fijada desde antes de saber que estaba embarazada y la emoción era mayor porque podríamos ver nuestro pequeñito ser dentro de mi, confirmado y por primera vez! Justo la semana antes de verme con la ginecóloga, comencé a manchar un poco rosado al orinar, luego pasó a ser más oscuro, casi marrón y me molestaba un poco el vientre al caminar. Una noche salimos a cenar con amigos y al llegar a casa había sangre en las braguitas que llevaba y el susto fué tan grande que no pude casi dormir, no sentía dolor pero creo que ver sangre siempre es algo que cause nervios en cualquier situación.

 En la mañana, al despertarnos, decidimos ir a urgencias para salir de dudas. Fuimos a la emergencia del Quirón Dexeus de Barcelona, un hospital universitario que nos quedaba cerca para ese momento, esperamos ser atendidos y tengo que decir que los nervios ya no eran de emoción, ahora estaba asustada, no sabía que podría estar pasando... Tomaron mi tensión, temperatura y expliqué las razones por las que había llegado a emergencia, la primera enfermera muy amablemente me dijo que no me preocupara porque quizás era un poco de sangrado que algunas mujeres tienen en las primeras 6-7 semanas de embarazo por la implantación y yo estaba en la 6 semana con 3 días aproximadamente.

 Me pasaron a otro consultorio donde habían más maquinas y allí me harían una ecografía transvaginal (interna), fue donde caí en cuenta que vería a mi pequeñín por primera vez! Nervios, nervios y más nervios, nadie me explicaba nada y tuve que preguntar que me harían, la chica que había entrado en ese momento me respondió que ella me haría un eco interno, que no afectaría en nada al feto pero que era necesario para ver como se encontraba todo, mi esposo se acercó a mi (junto a la pantalla), me mandaron a acostarme y como quien dice, sin aviso ni anestesia; me metieron la sonda (un instrumento con una cámara en la punta, preservativo y gel para hacer más fácil la introducción), la doctora comenzó a moverlo de un lado a otro y no conseguía el feto, al conseguirlo nos mostró que se encontraba bien y tomó la frecuencia cardíaca. Creo que este ha sido uno de los momentos más emocionantes de nuestra vida, era real, latía otro corazón dentro de mi cuerpo! Por otro lado la forma como lo hicieron fue muy incómoda, poco tacto, nada de explicación y todo con tanta rapidez que no pudieron dar el resultado real. Me enviaron a casa y me dijeron que todo estaba bien, que en algunas mujeres era normal sangrar un poco las primeras semanas.

Me sentía más calmada aunque no confiaba al 100% del diagnostico. Tocaba esperar una semana para ver a nuestra doctora. Love Anna!

0 comments