1er mes de embarazo (Part2)

 Llegó el día de la consulta y continuaba manchando, quería hablar con mi doctora, ella me hacía sentir segura, era una persona muy profesional y tenía muchos años de experiencia, su diagnostico no fallaría.
Hablé con ella; lo primero fue decirle que ya estaba embarazada, justo después de vacaciones, tal y como ella había predicho, luego le expliqué todo lo que había pasado esa semana.

 Me dijo que por los síntomas que tenía, había que examinar interno y así veríamos la actividad del feto. Muy delicadamente y con una explicación de todo lo que iba haciendo, introdujo la sonda y pudimos ver claramente al bebé (prefiero llamarlo así), se movía mucho y su corazón latía como un caballo, grande y fuerte! Además pudimos ver la verdadera razón del sangrado, me comenzó a mostrar cómo se organizaba todo en el vientre, el útero, placenta, el saco y el pequeñín. Al final de la eco, nos explicó que había un desprendimiento retrocorial o como otros doctores lo llaman, hematoma, de 8mm y se podía ver claramente en la imagen.

 Mi corazón volvió a latir muy rápido, no entendía que sucedía y para eso la doctora fue muy política, nos informó que era un pequeño desprendimiento de placenta, que por eso había estado sangrando, me recetaría unos óvulos y tendría que estar de reposo absoluto. Yo quería saber si todo estaría bien, cuáles eran los riesgos, ahora estaba muy asustada, pero ella lo hizo ver como algo de lo que no debía preocuparme, más bien ocuparme y para ello sería el reposo en casa, sin actividades físicas y siguiendo el tratamiento con progesterona por los días necesarios.

(Deprendimiento en marca roja)

  En mi caso podría haber sido porque andaba en bici la mayor parte del día y algún movimiento fuerte podía haberme lastimado internamente. No hubo una razón concreta por lo que prefería dejar las actividades deportivas a un lado hasta acabar el embarazo.

 Volví a casa y aunque preocupada, algo me decía que iba a estar bien, internamente hablaba con mi bebé y le pedía que se quedara con nosotros, sentía fuerza aunque podía haber estada muerta del miedo.

(Foto 1er mes de embarazo)

 Hoy ya tengo casi 9 meses y todo gracias a Dios, está perfecto.

 El siguiente post será para explicar un poco sobre qué es y porque puede producirse un desprendimiento o hematoma retrocorial.

Con fe y amor, Anna


0 comments